Perros, gatos y otras mascotas pueden ser otro miembro de nuestra familia y pensar en deshacerse de ellos preocupa a cualquiera. Pero, ¿qué pasa si un residente quiere desalojar a mi gato porque le molesta que maúlle en la noche? ¿Y qué puedo hacer si mi vecino no limpia las fecas de su perro y el olor llega hasta mi departamento? Conocer el reglamento interno es la clave para que las mascotas no ocasionen problemas a la comunidad.

 

Antes de arrendar o comprar un departamento, lo primero que debes hacer si tienes mascotas es verificar qué dice respecto a la tenencia de animales el reglamento de copropiedad del condominio. Esto porque cada uno es libre de prohibir las mascotas si la comunidad lo decide así. Como dato, el 2014 se estimaba que el 70% de los edificios habitacionales de la Región Metropolitana prohibía o restringía la tenencia de macotas.

 

Estas restricciones van orientadas al uso de los espacios comunes o a la cantidad de mascotas que puede haber en cada departamento, así como el tamaño de éstas. Cualquiera de los vecinos puede pedir que se modifique el reglamento ya sea para permitir o prohibir las mascotas si se logra un acuerdo de más del 75% de los asistentes a la asamblea. En caso de que se prohíban, eso sí, no se puede exigir a quienes ya tenían mascotas a deshacerse de ellas.

 

Sin embargo, evitar tener problemas con las mascotas es bastante simple: mientras se respete la higiene en los espacios comunes, se mantenga limpio el departamento para evitar olores y se cuide que el animal no produzca ruidos que pueden ser molestos para los vecinos, no debería haber problemas; la mayor parte de éstos se producen por la “tenencia irresponsable”. Además, manteniendo la limpieza no solo se evitan malos olores, sino también enfermedades zoonóticas que pueden afectar tanto al dueño como a sus vecinos.

 

Pero si estás en el lado opuesto y estás teniendo problemas por culpa de un vecino que no tiene los cuidados necesarios para que su mascota no ocasione molestias al resto, debes saber que cualquier copropietario puede acercarse al juzgado de policía local y dejar una denuncia. En tal caso, el dueño del animal puede recibir multas entre 1 y 3 UTM (hasta $140 mil) y, si el problema persiste, éstas pueden ir aumentando y llegar a exigirse el desalojo de la mascota.

 

Por eso, lo más importante es mantenerse informado sobre el reglamento interno y las modificaciones que se le hagan a este respecto a la forma adecuada de tener mascotas para no tener problemas con el resto de la comunidad. Por eso te invitamos a recomendar ComunidadFeliz.cl en tu edificio,
mejor comunicación y más transparencia.

 

Autor: Vito Escobedo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s