En Chile solo el 2% de los arriendos tienen problemas que llegan a juicio, el cual puede ser un proceso que toma desde meses hasta años. Para evitar que tu arriendo termine en un conflicto, te explicamos las principales responsabilidades de un arrendador, cómo evitar problemas y qué hacer en caso de que surjan.

 

En general, los arrendadores tienen tres grandes obligaciones. La primera y más simple es que debe entregar lo arrendado. La segunda y tercera obligación pueden estar sujetas a la interpretación: el arrendador debe mantener el inmueble en un estado adecuado, y no interferir en el goce del arriendo.

 

La razón por la que esto puede ser controversial es porque arrendador y arrendatario pueden discrepar sobre qué le corresponde cada uno o en qué punto el arrendador excede sus atribuciones y genera una molestia a quien arrienda. Gabriel Muñoz es abogado experto en juicios de arrendamiento, y dice que una buena práctica del arrendador es definir explícitamente en el contrato los problemas atribuibles a cada parte. “La solución es sencilla: dejar el menor espacio posible a la interpretación”, comenta el abogado.

 

Por ley, el arrendador está obligado a “reparaciones necesarias”: aquellas sin las cuales el inmueble simplemente no es habitable y que no son responsabilidad del arrendatario, como puede ser problemas con las cañerías o estructurales. “Pero a veces es difícil discernir donde está el límite de las responsabilidades de cada uno”, cuenta Muñoz, y agrega: “De ahí la importancia de generar un contrato lo más claro posible y que la comunicación entre arrendador y arrendatario sea constante y transparente”.

 

Una buena práctica que aconseja Muñoz a los arrendadores es dar unos 10 a 15 días de “marcha blanca” en los cuales el arrendatario pueda reconocer algún problema que no identificó antes de mudarse a la propiedad. Además, y como precaución, los arrendadores debiesen averiguar si el futuro arrendatario aparece en el Registro de Arrendatarios Morosos que mantiene la Cámara de Comercio de Santiago, ya que es una buena manera de evitar hacer tratos con la persona equivocada.

 

Sin embargo, por mucha claridad que haya en el contrato y la buena intención de ambas partes, puede que aparezcan inconvenientes. Muñoz indica que los problemas más comunes tienen relación con morosidad y por daños al inmueble. “En esos casos, los corredores de propiedades suelen hacer las veces de mediador para resolver las pugnas”, cuenta. “En cualquier caso, el arrendador siempre tiene derecho a demandar una indemnización de perjuicios por daños sobre los cuales el arrendatario no quiera hacerse responsable, o hacer valor su derecho de retención sobre la propiedad y todos los objetos con que el arrendatario la haya amoblado o provisto y que le pertenezcan, a menos que se pruebe lo contrario”.

 

El mercado de las aseguradoras ahora cubre también los arriendos, y hoy en día se pueden tomar seguros que cubren hasta 9 meses de no pago del arrendatario y los gastos de cobranza judicial y extrajudicial hasta la restitución del inmueble, por lo que es una buena opción a considerar al momento de poner en arriendo una propiedad.

 

Si quieres llevar un control en línea de la morosidad de tu arrendatario, prueba www.comunidadfeliz.cl/demo y mira lo fácil que puede ser.

 

Autor: Vito Escobedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s