Con el fin de mantener a los copropietarios informados sobre el estado de la administración o para tomar decisiones que afecten a toda la comunidad existen las asambleas ordinarias y extraordinarias. Sin embargo, cada una tiene sus propias reglas y fines que resumimos para ti en el siguiente artículo.

 

Las asambleas son instancias en las que los copropietarios se reúnen junto a la administración para discutir e informarse sobre diversos temas relevantes para la comunidad, además de poder realizar cambios al reglamento interno u otras acciones sobre los diferentes comités.

 

En el caso de las asambleas ordinarias, estas deben realizarse al menos una vez al año (normalmente durante el mes de marzo). En esta instancia el administrador y el comité de administración rinden cuentas a los copropietarios sobre su gestión durante los últimos doce meses, y pueden tratarse otros temas siempre y cuando no correspondan ser tratados en asambleas extraordinarias. Las decisiones tomadas durante la asamblea no requieren de un quórum específico, y basta con que la mayoría de los asistentes estén de acuerdo.

 

Las asambleas extraordinarias, por otra parte, no tienen un número determinado de veces que deben llevarse a cabo, sino que se realizan cuando se necesite tratar algún tema importante y son citadas por copropietarios, el administrador o el comité de administración. Temas como la modificación del reglamento de copropiedad, reconstrucción o remodelación, remoción de miembros del comité de administración o gastos o inversiones extraordinarias, entre otros, solo pueden ser tratados en este tipo de asambleas.

 

Como en las asambleas extraordinarias suelen tratarse temas de mucha importancia para toda la comunidad, se exige un quórum mínimo equivalente al 80% de los derechos del condominio, y las decisiones deben ser tomadas con la aprobación equivalente al 75%. Es necesaria además la presencia de un notario que cumpla el rol de ministro de fe.

 

A las asambleas se cita a través de correo certificado (no son válidas las citaciones a través de volantes en espacios comunes o ascensores), y la asistencia de los copropietarios es obligatoria. En caso de que alguno no pueda asistir debe enviar a un representante con un poder simple. En caso de que no se nombre alguno -y si así lo dice el contrato de arrendamiento-, se asume que el arrendatario de la unidad hará las veces de representante.

 

Por último, es necesario destacar que las asambleas se realizan normalmente en algún espacio común del edificio o, si el administrador o el comité de administrador lo decidiera así, en otro lugar, pero siempre dentro de la misma comuna.

 

Como dato útil, existen plataformas que facilitan la comunicación y organización con tus vecinos, como es el caso de Comunidad Feliz, Software de Administración Inmobiliaria, el cual le permite al Administrador o Comité enviar mensajes a los copropietarios y arrendatarios de forma fácil. Así, tú y tu comunidad siempre estarán informados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s