Muchas veces tomamos por hecho que el edificio que habitamos está en óptimas condiciones para enfrentar una emergencia. Pero, ¿sabes qué hacer en caso de que se desate un incendio? ¿Conoces el plan de emergencia, las vías de escape y zonas seguras de tu comunidad? Aquí te indicamos los principales puntos en que fijarse para estar preparados en caso de emergencia.

La prevención de incendios no es responsabilidad de técnicos y especialistas: es una tarea en la que deben involucrarse residentes, administradores y conserjes. Al fin y al cabo, cualquiera que sepa detectar una falencia que ponga en riesgo a la comunidad en caso de incendio puede dar aviso a la administración para que se solucione.

Las comunidades deben tener un comité de emergencia, que incluya líderes de evacuación en cada piso, personal de apoyo y capacitaciones tanto para residentes como conserjes. El comité debe redactar un plan de emergencia contra incendios, pero la efectividad de éste depende del conocimiento que tengan los habitantes del edificio. Dicho plan debe identificar vías de evacuación y zonas seguras, tipos y modalidades de evacuación, coordinación con bomberos y establecer cuáles serán las condiciones para el retorno a los departamentos.

Cada residente debería ser capaz de identificar la ubicación en su piso de la red húmeda (sistema de cañerías autoalimentadas con agua), la red seca (cañerías sin agua y cuyo uso está restringido a bomberos), y los extintores; esto es de vital importancia, ya que en la mayoría de los casos los incendios se pueden contener antes de que se propaguen a otros departamentos si se ataca el fuego con un extintor. Todos los pisos deben contar con extintores de fácil acceso distribuidos según la cantidad de departamentos que haya.

Como residentes, se puede exigir a la administración que se mantengan los extintores cargados y disponibles, las zonas de seguridad -como caja escala, terrazas y azoteas- libres de obstáculos, las alarmas de incendio activas y que se realicen capacitaciones en el uso de extintores o simulacros para que todos los vecinos conozcan a sus jefes de evacuación respectivos, así como las vías de escape y el procedimiento a seguir. 

Además, bomberos puede acceder a cualquier edificio habitacional sin necesitar permiso de la administración para fiscalizar las medidas de seguridad. La inspección revisa si el edificio cuenta con las condiciones necesarias para evitar la generación de incendios, permitir la evacuación, evitar la propagación de las llamas y facilitar las labores de extinción.

Muchas veces las comunidades pasan por alto el plan de emergencia o las medidas de seguridad del edificio que habitan, pero es muy importante que los residentes estén al tanto de cómo actuar y revisen constantemente que se cumplan las condiciones necesarias para poner en acción el plan. Otro punto a considerar es que los seguros contra incendios usualmente cubren solo parte del costo final del siniestro, por lo que varias comunidades han optado por tener fondos de reserva con el fin de financiar lo que no cubra el seguro.

Para asegurar la buena manutención de las instalaciones de la comunidad, existen aplicaciones que ayudan a programarlas y llevar un registro de las que han sido efectivamente realizadas y las que no, como por ejemplo Comunidad Feliz, que ayuda al Administrador y al Comité a realizar las gestiones administrativas de manera más eficiente y transparente.

 

Autor: Vito Escobedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s